EN CONSTRUCCIÓN; A PROPÓSITO DE COLOMBIAMODA 2016…

giphy (1)
Pasarela Orozco Clothing

Como periodista he sido testigo por más de nueve años de las incidencias de Colombiamoda, una feria que ha representado, como ninguna otra en el país, el desarrollo y la radiografía, con todos sus puntos buenos, malos y regulares, de nuestra industria textil, confección y moda. No olvidemos que La Feria celebró este año su versión número veintisiete, una línea de tiempo que incluye momentos diversos, que son la clara expresión de un sistema moda en construcción.

Una apuesta, que año tras año, enfila todo su potencial para brindarles al país y a Latinoamérica, una semana dedicada a cumplir y sobrepasar expectativas creativas, de factura, formalización y, por supuesto, de negocios. Es preciso no olvidar que, además, durante este tiempo, La Feria y lo que ella propicia, ha generado espacios para que nazcan, se pongan a prueba y en el mejor de los casos, avancen en su estructuración y consolidación marcas, empresas, proyectos, nombres y voces.  Y son justamente esas voces o peor aún, su distorsión, lo que en esta versión de La Feria me ha generado inquietud, pues si bien el espacio para el cubrimiento, la información, el análisis y la reflexión es necesario, en esta oportunidad, el ruido ha sido superior. Considero que el acto de juzgar a priori, de esgrimir argumentos sustentados en la disociación y de asumir una posición casi persecutoria, no exhibe un saber del tema, sino un notorio asunto personal, que termina desdibujando el exiguo o basto conocimiento que se tenga sobre el universo moda.

Me sorprende que, sobre tantos aspectos a observar, el foco de atención se haya concentrado de forma casi morbosa, en tratar de desacreditar un trabajo caracterizado por su solidez y seriedad y que, precisamente por ello, merece ser analizado bajo la lógica del respeto. Así mismo, el tremendo error que se evidenció en la pasarela masculina del último día, tuvo matices en redes sociales del nivel de cacería de brujas y hordas enardecidas; los odios resultaron evidentes, lo que develó un escenario, prácticamente desértico en cuanto a la crítica de moda; porque después de todo, la formación y la postura de cada profesional son los factores que pesan al momento de expresar, sustentar y analizar cualquier tema, algo que a todas luces riñe con el verbo “gritar”.

También, cabe anotar, que la inmediatez de la información se distancia de la crítica, justamente, porque ambas demandan tiempos de ejecución y objetivos diferentes… Al igual que una película, un libro o una obra, siempre he pensado que la reflexión de una pasarela, merece el espacio para pensarla y repensarla, después de todo, estamos hablando del trabajo de otro, bajo la óptica de un análisis detallado y con la dignidad que merecen desde los organizadores del evento hasta el diseñador y, por supuesto, el público que, finalmente, espera tener las herramientas para entender y ver más allá.

Me cuestiona, que los “ultrainformados” e inquisidores, ésos que al parecer no se pierden pasarela internacional y que a costa de ese inventario quieren dar cuenta de conocimiento, no hayan reflexionado, entre otros muchos temas, sobre las temáticas que abordaron los diseñadores nacionales, y de cómo la moda colombiana durante la feria, pasó por alto el coyuntural momento social y político que vive nuestro país.  Pero sin duda, resulta una ironía que éstos poseídos, asuman un papel reactivo en una industria que también es la suya o ¿acaso ya no lo es?

Sí, está claro que hubo problemas, eso fue obvio.  Pero considero que ellos nos ponen a prueba para saber analizarlos, sentar posición y sobretodo, posibilitar alternativas en función de la industria. En esta oportunidad el barullo insidioso y la confusión mediática evidenciaron desconocimiento y le cerraron espacio a la asertividad, abriéndole paso a una extraña brecha disociadora y sesgada, que ojalá no se repita y que nos recuerda que las opiniones deben estar seriamente sustentadas.  Porque la idea no es pensar igual o mucho menos homogenizarnos, la diversidad es necesaria; pero es ineludible comprender que debemos actuar en pro del sistema, uno que lo repito, está en construcción.

giphy (2)
Pasarela Orozco Clothing
giphy (3)
Pasarela Andrés Pajón
giphy (5)
Pasarela Andrés Pajón
giphy (4)
Pasarela Johanna Ortiz
giphy (6)
Pasarela Johanna Ortiz
giphy (7)
Pasarela Erikò
giphy (8)
Pasarela Bronzini
giphy (9)
Pasarela Renata Lozano

CRÉDITOS: 

Fotografía: Sebastián Mesa 

http://www.sebastianmesaphotography.tumblr.com

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *