UN RECORRIDO POR EL CORAZÓN DE COLTEJER

Principal

La semana pasada fui invitada por Coltejer a un recorrido por sus instalaciones; allí fui testigo del proceso de la transformación del algodón, desde su estado original hasta convertirse en tela.

Este paso a paso, fue un bonito momento en el que no solo vi de cerca toda la infraestructura alrededor de la fibra natural más importante del mundo, también fue la oportunidad para estar en el corazón de una de las empresas más representativas de la industria textil colombiana.  No en vano, más de un siglo de historia articulan la tradición y el saber hacer de una compañía que ha vivido los picos del éxito y sorteado crisis económicas fuertes.

Su línea de tiempo incluye haberse dado el lujo, durante la depresión de 1929, de importar más de doscientos telares automáticos desde Inglaterra, contar con trecientos trabajadores y producir la primera tela estampada de algodón hecha en Colombia, llamada Crespón Carmen.  Así mismo, Coltejer participó durante la década del cuarenta en la fundación de la Andi; del Banco Industrial Colombiano y se asociaron, además, con la Compañía Suramericana de Seguros, consolidando la industria radial, con la fundación de La Voz de Antioquia y Caracol.  Sobre los noventa, la apertura económica le plantea un escenario complejo a la empresa, lo que lleva a Coltejer a  acogerse a diversas medidas para contener su debilitamiento financiero.  En 2008 el grupo Kaltex de México, asume gran parte de las acciones de la compañía y de inmediato surgen nuevas medidas para recuperar la empresa.

Hoy Coltejer se presenta como una marca rejuvenecida, que poco a poco, ha logrado reconectarse con las demandas internacionales y presentar lo que mejor hacen: telas de altísima calidad, siendo el tejido plano su fuerte, entre los que se destacan los índigos y los driles.  De hecho, grandes firmas como Michael Kors, Levi’s o Ralph Lauren, incluyen las telas de Coltejer para desarrollar sus colecciones.

El optimismo, las buenas gestiones, su experticia y la cualificación de sus productos, se conjugan para que la historia de Coltejer siga protagonizando la industria textil de nuestro país y se visibilice a nivel internacional, gracias al hacer constante de un trabajo en el que la tradición es un sello.

Así fue el recorrido por el corazón de Coltejer:

IMG_6459_1A
El algodón en bruto se peina y es dispuesto en grandes rollos de cintas para pasar a la hiladora.
IMG_6463B
Después del proceso en la hiladora los hilos adquieren las características deseadas.
IMG_6468C
Los hilos antes y después del teñido con índigo, tinte que le da el color azul tradicional al denim.
IMG_6466D
En el tren de acabado se le da apresto y estabilidad a las bases textiles.
IMG_6479E
Cerramos el recorrido con dos fotografías emblemáticas que dan cuenta del trabajo al interior de la fabrica en Itagüi durante la década del cuarenta.
Coltejer es símbolo y tradición de la industria textil en Colombia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *